miércoles, 18 de febrero de 2009

Rubalcaba: "Alguien no hizo las cosas bien y lo he frenado"

"Alguien no ha hecho las cosas bien y lo he frenado". Esa frase fue lo más cercano al reconocimiento de un error que los diputados de la oposición lograron arrancarle ayer al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, tras más de cuatro horas de acoso parlamentario. El debate, previsto con antelación para que Rubalcaba explicara los logros de su departamento en la lucha contra la inmigración ilegal, se centró desde el primer momento en la orden cursada a los policías nacionales para que arrestaran a cupos semanales de extranjeros sin papeles.

Rubalcaba lo negó todo. Dijo, "con rotundidad", que "no existe ninguna instrucción, ninguna circular, ninguna orden, ni verbal ni escrita, dictada por los responsables policiales, que son el director general de la Policía o el director operativo, para establecer un cupo de inmigrantes ilegales [sic] a detener. Por lo tanto", añadió, "no se ha procedido a ninguna rectificación, no se puede rectificar algo que no se ha adoptado previamente". Lo que ha hecho el ministerio, y en concreto el director general, ha sido dictar "una instrucción terminante para que quede claro que esos cupos no pueden establecerse".

¿Quién fue entonces el autor de la orden que apareció clavada en el tablón de anuncios de la comisaría del distrito madrileño de Vallecas recordando a los agentes que debían arrestar a 35 sin papeles cada semana?

Los portavoces del PP, UPyD, CiU, CC, PNV y ERC fueron incapaces de sacarle ese nombre al ministro. Por si acaso alguien pensaba en la delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, ella declaró que "jamás daría una instrucción, orden o circular de esas características".

Las afirmaciones de Rubalcaba han sido contestadas por tres sindicatos policiales (SUP, CEP y SPP). Insisten en que el ministro conocía la orden de los cupos y concretan desde cuándo: según ellos, el pasado 27 de enero la pusieron en conocimiento del director de la Policía, Francisco Javier Vázquez, y de su segundo, Ángel Fernández Chico.

Fuente: El Pais.