martes, 17 de febrero de 2009

Rubalcaba: 'Alguien no ha hecho las cosas bien, pero no ha sido el ministro'

"Alguien no ha hecho las cosas bien, pero no han sido ni el ministro, ni el secretario de Estado, ni el director general de la Policía, ni el director operativo". Con estas palabras, el titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha insistido en que él no está detrás de de la nota interna de la Jefatura Superior de Policía de Madrid que ordena a los agentes detener cuotas semanales de inmigrantes de 'sin papeles'.

Durante su intervención en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, Rubalcaba ha admitido la existencia de esta instrucción y ha reconocido que "algunas comisarías han podido poner cupos", pero ha dejado claro que esta manera de actuar "está mal", "no es sensata" y "no se va a hacer más". "Hemos cortado esta práctica radicalmente", ha asegurado, y ha recordado que el lunes dictó otra instrucción en sentido contrario.

Las prioridades de su Departamento pasan, según ha explicado, por detener a los inmigrantes que delinquen, estén o no en situación irregular, algo que muy técnicamente ha denominado como "expulsiones cualificadas". Se trata, en definitiva, de "expulsar de nuestro país a aquellos extranjeros legales o ilegales cuya actividad en España pueda afectar negativamente a la seguridad del conjunto de quienes viven en nuestro país, españoles o extranjeros".

Objetivos cualitativos sí

"El objetivo es la delincuencia y no buscar desesperadamente 'sin papeles' por la calle", ha asegurado el ministro. En otras palabras: objetivos numéricos no, objetivos cualitativos sí.

Aunque el motivo de la intervención del ministro era dar algunas cifras sobre la lucha contra la inmigración clandestina, el escándalo de los cupos ha centrado un debate de casi cuatro horas. Todos los diputados de la oposición le han reprochado, con mayor o menor vehemencia, estas actuaciones policiales, denunciadas por los sindicatos.

PP: 'Le echa la culpa a los policías'

Ni el PP ni UPyD se han creído que Rubalcaba no estuviera al tanto de la nota interna y le han reprochado que "les eche la culpa a los policías".

"Resulta curioso que usted no sepa nada de esto. Es especialista en ocultar los datos y, cuando los datos le explotan en las manos, le echa la culpa a los policías. Usted dio estas instrucciones. Bueno, usted o quien fuera, ya sé que no le voy a pillar dando órdenes por escrito", le ha dicho el portavoz de Inmigración del Grupo Popular, Rafael Hernando. Y ha considerado "patética y cobarde su actitud y este intento de escurrir el bulto".

¿Es que quiere decir que los policías actuaron de 'motu proprio'?", le ha preguntado a Rubalcaba una tan implacable como lúcida Rosa Díez (UPyD), que ha llegado a afirmar que con estas prácticas "se ha instaurado una especie de estado policial de excepción". Tras recordar varios artículos de la Constitución Española que incumplen los cupos de detenciones de inmigrantes, Díez ha pedido al ministro que asuma responsabilidades políticas.

Emilio Olabarria (PNV) ha considerado "sospechoso" que, desde que se están produciendo estás prácticas policiales, "se haya incrementado exponencialmente el número de ciudadanos extranjeros que han llegado a otras ciudades". Según este diputado vasco, los policías de Madrid y Valencia detienen a los indocumentados y, en vez de enviarles de vuelta a su país, los mandan a los centros de acogida del País Vasco y de otras comunidades autónomas. "Esta perversión debe finalizar", ha sentenciado.

Joan Tardá (ERC) no ha cargado demasiado las tintas sobre los cupos, aunque ha recordado que "detener a un padre en situación irregular a la puerta de un instituto cuando lleva a su hijo al colegio crea una alarma social" y Carles Campuzano (CiU) ha recordado las "repercusiones negativas" que acarrea identificar la delincuencia con la inmigración.

Fuente: El Mundo