viernes, 22 de mayo de 2009

Huye un narco turco que quedó en libertad por la negligencia de Garzón

Sahin Eren ya no está en España. Sahin Eren, ciudadano turco detenido por la Policía el 10 de julio de 2006 junto al también turco Erden Vardar, en posesión ambos de 13 kilos de heroína, se ha fugado.

Eren estuvo dos años en prisión preventiva por orden del juez Baltasar Garzón, pero el magistrado de la Audiencia Nacional tuvo que ponerle en libertad al sobrepasarse el plazo establecido para acordar la prórroga del encarcelamiento provisional.

El juez le impuso unas medidas preventivas cuando acordó su excarcelación: debía comparecer todos los días ante el juzgado más próximo a su domicilio y tenía prohibido abandonar España sin autorización judicial. Las medidas preventivas se adoptaron el 16 de julio de 2008, y, durante meses, los dos turcos fueron cumplieron las exigencias del juez Garzón.

Sin embargo, hace aproximadamente un mes Sahin Eren dejó de comparecer diariamente ante la Justicia. Según explicaron fuentes cercanas al juzgado de Baltasar Garzón, se sospecha que este ciudadano, implicado en una de las tramas de tráfico de heroína más importantes de las desbaratadas en España, abandonó el territorio nacional con la colaboración de algunos de sus familiares.

Huida en coche

Estas fuentes sostienen que, a mediados de abril, familiares de este ciudadano se desplazaron desde Francia hasta Madrid para visitarle y que probablemente abandonó España con ellos. El viaje lo pudieron realizar en coche, y Sahin Eren habría dispuesto de documentación falsa facilitada por estos familiares.

Según estas fuentes, sobre los dos turcos había un dispositivo de control policial por indicación del Ministerio del Interior. Este control no era directo ni diario. Pero con el visto bueno del propio juzgado de Garzón, se mantenía cierto contacto con ambos sospechosos de traficar con heroína en España.

Pese a que la desaparición de Eren fue detectada prácticamente desde el principio, aún no se ha cursado contra él una orden de busca a nivel internacional.

Una gran operación contra el tráfico de heroína

Las fuentes consultadas por este periódico indicaron que el vehículo utilizado por el presunto narcotraficante podía llevar matrículas francesas falsas. No descartan que, además de vínculos familiares, los que le han ayudado a huir pertenezcan a la misma trama dedicada al tráfico de heroína contra la que golpeó la Policía.

Sahin Eren y Erden Vardar fueron detenidos el 10 de julio de 2006 en Huelva cuando trataban de introducir en España 13 kilos de heroína camuflados en un buque de bandera turca. Con esta actuación arrancó la operación Victoria, la segunda intervención contra el tráfico de heroína más importante desarrollada en España.

La segunda fase, puesta en marcha ocho días después, culminó con la detención de otro ciudadano turco, un croata y 10 españoles, y con la aprehensión de otros 30 kilos de heroína. El precio en el mercado de la droga intervenida en esta operación habría alcanzado los 10 millones de euros.

¿Cómo acabaron en libertad?

Garzón decretó prisión para Vardar y Eren. En los casos de delitos muy graves, como el narcotráfico, esa medida puede durar hasta dos años, prorrogables a otros dos. El plazo inicial de dos años se contabiliza a partir de la fecha de detención, por lo que en el caso de estos dos presuntos narcotraficantes finalizaba el 10 de julio de 2008. Pero Garzón celebró la comparecencia para prorrogar la prisión fuera de plazo y tuvo que ponerles en libertad; eso sí, con la obligación de comparecer ante el juez a diario y con prohibición expresa de abandonar España.

La Fiscalía Antidroga había pedido a Garzón, 15 días antes de que se agotara el plazo de la prisión preventiva, que convocara la audiencia de las partes para debatir la prórroga de la prisión de los ciudadanos turcos hasta julio de 2010. La Fiscalía ya adelantaba su intención de pedir dicha prórroga al considerar a ambos presos muy peligrosos.

Esta solicitud de la Fiscalía llegó a la Audiencia cuando Garzón acababa de llegar de un viaje a Colombia, donde había participado en un seminario dedicado a las desapariciones forzosas. Poco después, a principios de julio, el magistrado instructor de la causa viajó a Gerona para participar en el lanzamiento de un grupo de trabajo hispano-francés. Este viaje era en comisión de servicios concedida por el Consejo General del Poder Judicial.

Así las cosas, la comparecencia para prorrogar la prisión de los dos detenidos se celebró el 14 de julio. Garzón dictó dos autos accediendo a la prolongación de esta medida cautelar. El juez razonaba la petición por la gravedad de la pena a que podían ser condenados los acusados.

El 16 de julio, en el juzgado se dieron cuenta de que el plazo para prorrogar el encarcelamiento de Vardar y Eren había finalizado el día 10. La ampliación, por lo tanto, se había acordado fuera de plazo.

Al día siguiente de que EL MUNDO desvelara la excarcelación de estos turcos, desde el juzgado de Garzón se apuntó a un error, pero se intentó rebajar la importancia y trascendencia de estos dos detenidos en el entramado del tráfico de drogas desmantelado. Se indicaba que el papel de ambos narcos era poco relevante y que se trataba de simples transportistas de la heroína.

La Audiencia Nacional abrió expediente disciplinario al juez Garzón por la excarcelación de los dos presuntos narcos turcos. Se apuntó que el magistrado pudo cometer una falta leve de 'incumplimiento injustificado' de los plazos para resolver sobre la prisión preventiva. El Consejo del Poder Judicial lo exoneró de una falta grave al apreciar que no existía ningún riesgo de fuga.


Fuente: El mundo.-