miércoles, 19 de agosto de 2009

Detienen en Francia a tres de los miembros de ETA más buscados por la Policía

La Gendarmería francesa ha detenido esta madrugada a tres presuntos miembros de la banda terrorista ETA, en una operación llevada a cabo en los Alpes en colaboración con la Policía Nacional española.

Los tres terroristas, Alberto Machaín Beraza, Aitzol Etxaburu y Andoni Sarasola, fueron sorprendidos hacia las seis de la mañana mientras dormían y no opusieron resistencia. Los agentes todavía registran la casa que ocupaban en presencia de los etarras. A la espera de que concluya el registro, ya han sido encontradas varias pistolas y documentación falsa.

Además, la Policía ha hallado un zulo con 20 kilos de nitrato y amonitol, material para ser distribuido entre los comandos. Las Fuerzas de Seguridad no descartan encontrar más zulos, ya que la operación sigue abierta.

Los tres presuntos etarras conformaban la "logística" de ETA, dentro del denominado aparato militar de la banda, es decir, se encargaban de suministrar armas y explosivos a los "comandos" que operan en España.

Así lo han indicado fuentes de la lucha antiterrorista, que han precisado que los tres arrestados tenían como misión dar infraestructura a los comandos para sus atentados, por lo que eran también los responsables de los "zulos" de ETA, informa Efe.

Permanecerán detenidos en Lyon

Los tres presuntos terroristas permanecerán detenidos "probablemente" en dependencias policiales de Lyon, la ciudad más cercana al lugar del arresto, a la espera de su traslado a París.

Entre los tres arrestados destaca Aitzol Etxaburu, uno de los terroristas más buscados por las Fuerzas de Seguridad y que estaba huido desde el año 2005. Etxaburu sería actualmente el jefe de Logística del aparato militar de ETA.

La Policía ha capturado también a Alberto Machaín Beraza, uno de los seis terroristas más buscados, que aparece en los carteles difundidos por el Ministerio del Interior tras el atentado contra el cuartel de la Guardia Civil en Calvià (Mallorca), que costó la vida a dos guardias civiles.

El tercer terrorista detenido es Andoni Sarasola, hermano de Martín Sarasola, etarra condenado por el atentado contra la T-4 de Barajas que mató a dos ciudadanos ecuatorianos. Andoni Sarasola fue cabeza de lista de Lesakako Abertzale Sozialista, candidatura de la izquierda 'abertzale' presentada en las municipales de 2007, que fue anulada por los tribunales.

A raíz de la captura de varios miembros de Ekin en Navarra en agosto y septiembre de 2008, Andoni Sarasola se dio a la fuga para eludir la acción policial.

Las detenciones se han producido en el departamento 73 de Le Corbier, en la región de Saboya, en los Alpes franceses.

El nombre de Etxaburu, un etarra muy cercano a 'Txeroki', se ha relacionado con el atentado del 24 de septiembre de 2005 en el polígono industrial de Vicolozano, a cinco kilómetros de Ávila, donde ETA hizo estallar un coche-bomba delante de la empresa Imcodávila, dedicada a la impresión.

En relación con este atentado, las Fuerzas de Seguridad ya registraron en 2005 su vivienda donde encontraron una pequeña plantación de marihuana. Según publicó EL MUNDO, también había una sala donde se secaba y preparaba la marihuana, por lo que los agentes sospechaban que Etxaburu comerciaba con esta droga.

Su imagen estaba incluida en el que en marzo de 2008 se convirtió en el primer cartel de los etarras más buscados que se colgaba en territorio francés.

Fuente: El Mundo.-

Los Detenidos:

Aitzol Etxaburu, el chico de los recados de 'Txeroki'



El presunto miembro de ETA Aitzol Etxaburru Artetxe era uno de los miembros más buscados de ETA por su presunta implicación en la colocación de un coche bomba en Ávila en el año 2005. Además se sospecha que participó en el asesinato del concejal socialista Isaías Carrasco.

Nacido en la localidad vizcaína de Ondárroa el 1 de enero de 1979, Aitzol Etxaburu, alias 'Txikitxe', huyó a Francia a finales de 2005 por haber comprado el teléfono con el que ETA anunció la colocación de un coche bomba en el polígono de Vicolozano, en Avila, el 24 de septiembre de ese año.

La policía identificó a Etxaburu como el individuo que había comprado el teléfono móvil en un centro comercial de San Sebastián y acudió a su domicilio de Ondárroa el 22 de diciembre, pero el presunto etarra ya se había escapado de casa. Antes de su fuga regentaba un bar que había sido sancionado por el Gobierno vasco con una multa de 3.280 euros por once infracciones leves de Sanidad Pública.

En marzo de 2007, Etxaburu fue concentrado por 'Txeroki' en un piso de Limoges con Saioa Sánchez, Eneko Zarrabeitia y Aritz Arginzoniz. En la vivienda permanecieron durante un mes hasta que, pasado ese tiempo, abandonaron la vivienda al sospechar que estaban siendo vigilados.

Al abandonar el piso de Limoges, Saioa Sánchez, que sería detenida en diciembre de 2007 tras el asesinato de dos guardias civiles en Capbreton (Las Landas), y Etxaburu se trasladaron juntos a una localidad desconocida donde se perdió su pista.

En el verano de 2007 se especuló con la posibilidad de que fuera uno de los integrantes del comando etarra que abandonó en Ayamonte (Huelva) un coche cargado de explosivos, pero este extremo no fue confirmado. El Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional dictó el 14 de julio de 2007 una orden de busca y captura.


Andoni Sarasola, el hermano del etarra del atentado de la terminal 4 de Barajas



El presunto miembro de ETA Andoni Sarasola Yarzabal, que se encontraba huido desde septiembre de 2008, es hermano de Martin Sarasola, supuesto integrante del 'comando Elurra' que el 30 de diciembre de 2006 hizo estallar un coche bomba en el aparcamiento de la Terminal 4 de Barajas matando a dos personas.

Nacido en la localidad navarra de Lesaca en agosto de 1972, Andoni Sarasola fue cabeza de lista de Lesakako Abertzale Sozialista, candidatura de la izquierda 'abertzale' presentada en las municipales de 2007 que fue anulada por los tribunales.

A raíz de la captura de varios miembros de Ekin en Navarra en agosto y septiembre de 2008, Andoni Sarasola se dio a la fuga para eludir la acción policial.

Efectivos de la Guardia Civil acudieron a detenerlo el 2 de septiembre, pero se encontraba huido, por lo que se limitaron a registrar su domicilio en la localidad navarra.


Machaín, uno de los etarras más buscados tras los atentados de Burgos y Palma



Alberto Machaín Beraza era buscado por las fuerzas de seguridad desde los atentados de julio en Burgos y Palma de Mallorca, sobre todo desde el día 31, cuando su imagen fue difundida por Interior junto a la de otros cinco presuntos miembros de la banda.

Machaín fue condenado en octubre de 2003 a un año de cárcel por un delito de exaltación por haber colocado una pancarta en una calle de Pamplona en apoyo de dos etarras, Hodei Galarraga y Egoitz Gurruchaga, fallecidos al estallar el coche en el que se trasladaban cargado de explosivos.

Pero la imagen de Alberto Machaín aparece desde finales de julio junto a la de otros cinco presuntos miembros de ETA que el Ministerio del Interior difundió al considerarles sospechosos de la última ofensiva de la banda y tras perpetrar dos atentados en apenas 24 horas en Burgos y Mallorca, el último de los cuales, con una bomba-lapa, costó la vida a dos guardias civiles -Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvá-.

La fotografía de Machaín aparecía junto a la de Itziar Moreno Martínez, Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón, Joanes Larretxea Mendiola, Iván Saez de Jáuregui Ortigosa y Oroitz Gurruchaga Gogorza.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya dijo el pasado 11 de agosto, después de que ETA colocara cuatro nuevos artefactos en Mallorca en diversos restaurantes, que las fuerzas de seguridad estaban convencidas de que estas seis personas, cuyas fotos fueron difundidas, podían estar en España trabajando para ETA.

Fuentes de la investigación apuntan a Oroitz Gurruchaga como uno de los cuatro individuos que aparecieron el 21 de diciembre del año pasado en el diario 'Gara', anunciando su incorporación a ETA.


Los tres etarras tenían 100 kilos de explosivos y 20 'tupper' para atentar


Los tres etarras detenidos esta madrugada en Francia tenían en su poder una veintena de 'tupper', "preparados para estallar" y 42 detonadores industriales, según ha informado en rueda de prensa el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Este tipo de artefactos se emplean como bombas lapa y tenían ya colocada la instalación eléctrica, pero faltaba el detonador y el material explosivo.

Aunque Rubalcaba aseguró en un primer momento que las fiambreras estaban listas para explotar, posteriormente matizó sus palabras y aseveró que no podía confirmar si estaban preparadas para ser usadas en algún atentado.

A raíz de las detenciones de los tres miembros de ETA en la región de Saboya, situada en los Alpes franceses, la Policía francesa ha localizado además un zulo con cien kilos de explosivo y 30 litros de nitrometano.

El zulo estaba ubicado en la localidad de Ferrieres, en los Pirineos, muy cerca de la frontera española. En el escondite había 100 kilos de nitratro amónico y 12 litros de nitrometano, un combustible de aeromodelismo utilizado como reforzador de los explosivos.

Buscan más escondites de armas

El ministro ha expresado su confianza en que, como consecuencia de la operación en marcha, sea posible encontrar más escondites de la banda en los próximos días. Rubalcaba ha ofrecido una rueda de prensa para informar sobre la detención esta mañana de los tres presuntos miembros de ETA Alberto Machain, Andoni Sarasola y Aitzol Etxaburu, considerado uno de los dirigentes de esta estructura terrorista.

El titular de Interior ha explicado además que Aitzol Etxaburu es el último de los seis etarras que en el verano de 2007 aparecieron en un cartel difundido por las Fuerzas de Seguridad. A este respecto, Rubalcaba ha afirmado que haciendo un cálculo a "grosso modo", "cada cuatro meses se ha detenido a uno de los terroristas más buscados".

Por último, el ministro ha insistido en que "ETA va a volver a atentar", pero ha recordado "que las Fuerzas de Seguridad van a trabajar para que no lo consigan y así será hasta que esto termine".

Entre los tres arrestados destaca Aitzol Etxaburu, uno de los terroristas más buscados por las Fuerzas de Seguridad y que estaba huido desde el año 2005. Etxaburu sería actualmente el jefe de Logística del aparato militar de ETA. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ya ha comenzado los trámites para solicitar a Francia la entrega inmediata por su participación en un atentado perpetrado en septiembre de 2005 en un polígono industrial de Ávila.

La Policía ha capturado también a Alberto Machaín Beraza, uno de los seis terroristas más buscados, que aparece en los carteles difundidos por el Ministerio del Interior tras el atentado contra el cuartel de la Guardia Civil en Calvià (Mallorca), que costó la vida a dos guardias civiles.

Por el momento, no hay "ninguna evidencia" que vincule a los tres etarras con esos asesinatos y los cuatro artefactos explosivos en diferentes bares y restaurantes de Palma y en unas galerías comerciales de la capital balear. En todo caso, Rubalcaba dijo que se investigará el "abundante material informático" hallado en poder de los arrestados.

El tercer terrorista detenido es Andoni Sarasola, hermano de Martín Sarasola, etarra condenado por el atentado contra la T-4 de Barajas que mató a dos ciudadanos ecuatorianos. Andoni Sarasola fue cabeza de lista de Lesakako Abertzale Sozialista, candidatura de la izquierda 'abertzale' presentada en las municipales de 2007, que fue anulada por los tribunales.

Los etarras permanecerán detenidos en Lyón

Los tres detenidos en la estación de esquí de Le Corbier, en la región francesa de Saboya, pasarán la noche en la comisaría central de la policía de Lyon, dijeron fuentes de la investigación. Machaín, Etxaburu y Sarasola permanecerán allí hasta que se ordene su traslado a París, donde deberán pasar a disposición judicial. Eso puede ocurrir "mañana mismo", según las fuentes que, no obstante, precisaron que todavía no está decidido.

Desde su arresto, los tres presuntos miembros del aparato militar de ETA han estado presentes en el registro del domicilio, que se ha prolongado durante toda la jornada. Allí, las fuerzas de seguridad galas se incautaron de varias armas, documentación falsa y material informático, además de las citadas fiambreras y detonadores industriales.

A partir de ahora, podrán permanecer y ser interrogados en dependencias policiales durante un periodo de 96 horas después del momento de su arresto, el plazo máximo que pueden estar en manos de la Policía antes de pasar a disposición judicial en París.

Fuente: El Mundo.-