lunes, 9 de febrero de 2009

Explota un coche bomba ante la sede de Ferrovial en Madrid

Una furgoneta bomba ha explotado a las nueve de la mañana frente a la sede de la constructora Ferrovial Agromán en Madrid, aproximadamente hora y media después de que Cruz Roja recibiera un aviso en nombre de ETA anunciando su colocación.

La explosión, que se ha podido escuchar en toda la zona este de la ciudad según testigos, se ha producido a la altura del número 42 de la calle de la Ribera del Loira de Madrid, en el Campo de las Naciones, donde la Policía había localizado una furgoneta Peugeot Partner sospechosa.





En el centro de Coordinación de Cruz Roja se recibió una llamada anónima a las 07.37 horas anunciando la colocación de un coche bomba en la calle Ribera del Loira. Cruz Roja avisó a la Policía Nacional y envió una ambulancia, que llegó al lugar junto a otra del SUMMA, indicaron a Efe fuentes de la organización.

La Policía había acordonado toda la zona y los accesos al Campo de las Naciones y el recinto ferial de Madrid (IFEMA), en las proximidades de la M-40, lo que ha ocasionado grandes atascos, según información del centro de pantallas del Ayuntamiento.

La furgoneta utilizada por ETA fue robada el domingo por la noche en la localidad madrileña de Valdemorillo, informaron a Europa Press fuentes policiales. Se trata de un vehículo marca Peugeot, del tipo Partner.

El atentado se ha producido horas después de que el Tribunal Supremo haya acordado anular las listas presentadas por Askatasuna y Democracia 3 Millones (D3M) para concurrir a los comicios vascos del 1 de marzo, al considerar que la Fiscalía y el Gobierno han presentado pruebas suficientes para llegar a la conclusión de que esas candidaturas son una ideación del entramado ETA/Batasuna.

Ferrovial-Agromán se encarga de realizar un tramo de las obras de alta velocidad de la Y vasca, en concreto el comprendido entre las localidades de Legutiano y Escoriaza II. Se trata de un paso subterráneo de 2,1 kilómetros bajo el monte Albetia.


Cortados los accesos a los edificios cercanos

"¿Tú sabes lo que ha pasado que no nos dejan ni pasar?". Esta es la pregunta que los trabajadores de la constructora Ferrovial Agromán, que cuenta allí con una plantilla de 400 personas, se hacían entre ellos por vía telefónica al ser avisados de que hoy no se trasladaran a su puesto de trabajo sobre las 08.30 horas. El edificio de Ferrovial Agromán es uno de los cuatro que integran el complejo de oficinas propiedad de la inmobiliaria Metrovacesa, y en la que Cepsa también tiene sede y otras empresas tienen oficinas en alquiler.




Los trabajadores de Endesa, cuya sede está en las proximidades del recinto ferial de IFEMA, no han podido acceder a sus puestos de trabajo tras haber sido acordonada la zona por la Policía, y los empleados que ya se encontraban en el edificio fueron trasladados al sótano y posteriormente desalojados, según testigos de la explosión. La sede de la eléctrica alberga allí a unos 2.000 trabajadores que a esas horas aún no habían llegado a sus puestos.

La fuerte explosión se escuchó en toda la zona y, en las inmediaciones de la estación del metro Campo de las Naciones, las ventanas y cristaleras de los edificios de oficinas vibraron pero sin llegar a estallar. Muchos de los trabajadores de la zona no han podido llegar porque, según los mismos testigos, la línea de Metro ya fue cortada desde Nuevos Ministerios y previamente se impidió la circulación de vagones a partir de mar de Cristal.

Es el primer atentado de ETA en Madrid desde la voladura de la T-4 de Barajas el 30 de diciembre de 2006. En esa fecha, ETA hizo estallar un coche cargado de explosivos en el edificio del aparcamiento D de la Terminal 4 de Barajas causando importantes daños materiales y provocando la muerte de los ciudadanos ecuatorianos Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate. Aquel atentado ponía fin a nueve meses de tregua y a 1.309 días sin víctimas mortales por parte de ETA.

La zona donde hoy se ha producido la explosión del coche bomba, el recinto ferial de Madrid, ya fue objeto de un atentado similar el 9 de febrero de 2005. Un coche bomba cargado con 30 kilos de explosivos estalló en las proximidades de IFEMA, a las 9.30, media hora después de que se recibiera en 'Gara' un aviso en nombre de ETA anunciando la existencia del vehículo. El atentado causó heridas a 37 civiles y cinco agentes de policía. El explosivo estaba contenido en un Renault 19 que había sido robado la noche anterior en Guadalajara y al que se le habían colocado placas falsas de matrícula.




Fuente: Elmundo